Uso profiláctico de Lactobacillus reuteri DSM 17938 en la prevención del cólico, la regurgitación y el estreñimiento funcional

Estudio clínico aleatorizado

Los trastornos gastrointestinales funcionales se definen como una variable combinación de síntomas gastrointestinales crónicos o recurrentes no explicada por anomalías estructurales o bioquímicas.

Dado que los trastornos funcionales gastrointestinales en la infancia son dependientes de la edad, la Fundación de Roma estableció 2 comités pediátricos diferentes para identificar los criterios para el diagnóstico de los trastornos gastrointestinales funcionales: el Comité del lactante/prescolar (edad hasta los 4 años) y el Comité del Niño/Adolescentes (de 4 - 18 años).

Aunque el cólico infantil no se considera un problema grave, es la causa del 10 % al 20 % de todas las visitas pediátricas en los primeros 4 meses de vida, y puede causar ansiedad, cansancio y estrés en los padres.

Casi el 50 % de todos los niños sanos de entre 3 meses o más jóvenes, regurgitan al menos una vez al día, con la regurgitación infantil representando el 25 % de las consultas pediátricas y el 3 % de las consultas gastro intestinales pediátricas. El estreñimiento es generalmente responsable del 3 % de todas las consultas pediátricas y puede tener varias implicaciones en la calidad de vida para el niño y para la familia.

El cólico del lactante, el reflujo gastroesofágico y el estreñimiento son los trastornos gastrointestinales funcionales más comunes que llevan a la remisión al pediatra durante los primeros 6 meses de vida y son a menudo responsables de la hospitalización, los cambios de la alimentación, el uso de medicamentos, la ansiedad de los padres y la pérdida días de trabajo de los padres con consecuencias sociales importantes.

Aunque los trastornos gastrointestinales funcionales se consideran procesos auto limitados, en los niños afectados por los cólicos se encuentran una inflamación de bajo grado de la mucosa intestinal y una alteración inmune o motora, regurgitación y estreñimiento. Este temprano insulto traumático para el intestino puede representar un factor de riesgo para el desarrollo del síndrome del intestino irritable y de problemas psicológicos más tarde en la vida. Trabajos recientes resaltan la importancia crucial de la microbiota intestinal en la patogénesis de los trastornos gastrointestinales en especial en los trastornos gastrointestinales funcionales, y muchos estudios promueven la terapia probiótica para enfermedades específicas tales como para los cólicos, el reflujo y la constipación. El efecto del probiótico tiene una función crucial en la modulación de la inflamación intestinal.

Los primeros eventos de la vida pueden aumentar la sensibilidad visceral y la permeabilidad de la mucosa intestinal, alterar el equilibrio de la microflora intestinal, y aumentar la inflamación de bajo grado de la mucosa y neurogénica, alterando la señal del eje intestino/cerebro - microbiota.

Para una evaluación objetiva se debe pedir a los padres que lleven un registro del número diario de episodios de regurgitación (definidos como el reflujo del contenido gástrico en la faringe), períodos de llanto inconsolable (minutos por día), y el número de evacuaciones.

El resultado de administrar L reuteri DSM 17938 desde los primeros días de vida reduce el llanto inconsolable, mejora la regurgitación y modifica los movimientos intestinales en los recién nacidos durante los primeros 3 meses de vida.

Beneficios adicionales con la suplementación son la reducción de costos, ya que el tratamiento reduce el número de visitas pediátricas de atención primaria, los cambios de alimentación, las hospitalizaciones, el acceso a un servicio de urgencias pediátricas, la pérdida de días de trabajo de los padres, y el uso de simeticona, bromuro de cimetropio y de productos naturales a base de hierbas para controlar los síntomas gastrointestinales. El uso de L reuteri DSM17938 es rentable, ya que este enfoque profiláctico ahorra dinero a la familia, a la sociedad y proporciona un efecto psicológico útil en los padres.

Al cabo de 1 mes de tratamiento con L. reuteri DSM 17938 se observa una disminución en el tiempo de llanto inconsolable, un aumento en la frecuencia de las evacuaciones, pero ninguna diferencia en los episodios de regurgitación, ya que éstos se reducen significativamente sólo después del tercer mes de tratamiento. No tiene eventos adversos informados y es bien tolerado.

Un estudio reciente mostró una asociación significativa entre la migraña y el antecedente de cólico infantil, ya que en los niños que tuvieron migraña, se incrementó significativamente las probabilidades de tener migraña si tuvieron cólico cuando eran bebes. En otros estudios se han encontrado asociaciones entre el estrés y la ansiedad materna durante el embarazo y un gran número de bebés llorando en las semanas siguientes al nacimiento.

Conclusión: Promover un cambio en la colonización durante las primeras semanas de vida a través de la administración de lactobacilos (Lactobacillus reuteri) resulta en una mejoría en la permeabilidad intestinal, la sensibilidad visceral y la densidad de los mastocitos. La administración de probióticos representa una nueva estrategia para la prevención de los trastornos gastrointestinales funcionales.

Fuente: Indrio, F. y cols. Prophylactic Use of a Probiotic in the Prevention of Colic, Regurgitation, and Functional Constipation. A Randomized Clinical Trial. JAMA Pediatr. 2014;168(3):228-233

 

 


Dr. Germán E. Silva Sarmiento
Especialidad - Pediatra
Sub-Especialidad - Medicina Interna Pediátrica
Director General Pedia-Gess.com
e-mail:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.