Probióticos y prebióticos novedosos: camino hacia el mercado

 Están en demanda pprobióticos y prebióticos novedosos diseñados para manipular la flora intestinal mejorarando los resultados en la salud a media que la importancia de la microbiota intestinal en la salud humana se revela.

Debido al creciente número de microorganismos probióticos y de los potenciales usos en salud basados en estos productos o formulaciones, la evaluación de seguridad de estos microorganismos para el consumo humano se vuelve muy importante.

El número de áreas que necesitan ser abordadas en cualquier evaluación de seguridad de los probióticos y prebióticos novedosos incluyen la publicación de la secuencia genómica, los perfiles de resistencia a los antibióticos, la selección apropiada del modelo in vivo, los estudios toxicológicos (incluyendo la producción de toxinas) y la definición de la población objetivo.

La confusión puede resultar en la diferenciación entre los alimentos novedosos y los alimentos funcionales. La diferencia fundamental entre estas dos categorías de alimentos es que los alimentos novedosos deben ser evaluados en función de su seguridad, mientras que los alimentos funcionales deben ser evaluados para cualquier indicación deseada en la salud. La figura 1 demuestra que los términos son distintos, pero a veces los alimentos y los ingredientes de alimentos caen en ambas categorías, los cuales por tanto requieren evaluación de su seguridad y eficacia.

Figura 1. Diferencias entre los alimentos novedosos (alimentos no consumidos previamente en un grado significativo, y evaluación de seguridad) y alimentos con propiedades saludables (evaluados para eficacia).

¿Qué son los probióticos y prebióticos "novedosos"?
La Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) define 'prebiótico' como "un componente de alimentos no viable que otorga un beneficio de salud en el huésped asociado con la modulación de la microbiota”.

En el ámbito normativo, ”novedoso” es un constructo jurídico que determina la ley, por lo general en relación con los desarrollos que se producen después que el reglamento fuese promulgado. Por ejemplo, un fructo-oligosacárido o galacto-oligosacárido con un grado de polimerización significativamente diferente o con un método de producción de diferente origen puede ser considerados como novedoso.

Un probiótico o prebiótico novedoso puede ser potencialmente un componente de los alimentos convencionales, suplementos alimenticios o alimentos para una alimentación especial ('PARNUTS'). Los alimentos PARNUTS que incorporan probióticos o prebióticos comprenden los diseñados para necesidades dietéticas específicas y pueden incluir los preparados para lactantes y preparados de continuación, los alimentos a base de cereales procesados y alimentos para bebés, alimentos para usos médicos especiales y el reemplazo total de la dieta para el control de peso.

En los EE.UU., los probióticos y prebióticos, ya sean novedosos o no, destinados a ser utilizados en los alimentos que no sean suplementos dietéticos están regulados bajo el mismo régimen al igual que el resto de ingredientes-alimenticios, puediéndo ser introducidas como aditivos alimentarios o como sustancias Reconocidas-Generalmente-Como-Seguras (Generally-Recognized-As-Safe – GRAS).

La FDA no tiene un papel fundamental en la determinación de los GRAS excepto como la de tener capacidad asesora. El estado GRAS del uso propuesto de una sustancia probiótica, prebiótica, u otro está determinado por un panel de científicos calificados que rinden la opinión de si hay una "certeza razonable de no daño" del uso propuesto, y, además, que ellos creen que otros científicos igualmente calificados llegarían a la misma conclusión.

Este proceso puede ser interno a la empresa y se mantiene como confidencial a la empresa y se da a conocer sólo a los clientes bajo confidencialidad.

Un microorganismo es un ingrediente dietético si se trata de una sustancia dietética (un constituyente intencional de los alimentos). Una aplicación de probióticos específicos como ingredientes dietéticos novedosos tiene que ser hecha a la FDA. Un probiótico como suplemento dietético puede no indicarse para prevenir, diagnosticar, mitigar, tratar o curar una enfermedad o clases de enfermedad específica.

También es ampliamente aceptado que no todas las bacterias son ingredientes alimentarios y las bacterias que nunca fueron consumidas como alimento es poco probable que califiquen como ingrediente dietético. Por ejemplo, cepas de Lactobacillus usadas para producir queso o yogur podrían ser utilizadas como suplemento dietético por los seres humanos. Para los nuevos y los novedosos probióticos, la ruta al mercado como un suplemento dietético es tener el probiótico auto afirmado GRAS para su uso en alimentos y luego usarlo en un suplemento dietético en la misma forma.

Novedad y seguridad: “novedad” es un constructo regulatorio mientras que "seguridad" es un constructo científico y regulatorio (Figura 2).

Figura 2. La interrelación entre los requisitos de evaluación de seguridad y determinación de la novedad de los probióticos y prebióticos en la Unión Europea.

Primero, Novedoso-sí, seguro-sí: el probiótico novedoso podría ser considerado para el consumo humano después que se haya encontrado ser seguro bajo las condiciones de uso propuestas.
Segundo, Novedoso - no, seguro-sí: estos probióticos podrían ser de la lista de microbios probióticos que están incluidos en la lista de QPS de la EFSA, la lista de especies elegibles de Canadá, GRAS de Estados Unidos.
Tercero, Novedoso-no, seguro-no: éstos podrían ser microbios probióticos considerados tienen un uso histórico pero carecen de evaluaciones formales de seguridad. Estos microbios probióticos podrían ponerse a disposición después de la evaluación de seguridad.
Cuarto Novedoso-sí, seguro-no: Este tipo de microbios a los que se les reivindican atributos probióticos, pero tienen identificados riesgos o informes de efectos adversos no pueden ser liberados como probióticos.

Las sustancias novedosas sólo se diferencian en que todo el peso de la evaluación de seguridad está a cargo de la evidencia científica, con poco o ningún historial de uso para apoyarlo.

La evaluación de seguridad es siempre una cuestión de acumulación de evidencia, incluyendo que lo adquirido por la experiencia, lo obtenido por la investigación planificada, y el peso dado a los diferentes tipos de pruebas es un continuo.

En un extremo del continuo son aquellas sustancias alimenticias que han sido un componente de la dieta humana durante miles de años sin evidencia de daño y las cuales, en muchos casos, no fueron sometidas a ningún tipo de revisión científica.

Más adelante del espectro están las sustancias para las que la determinación de seguridad está basada en la historia de uso común, pero está confirmada por una revisión científica de la evidencia.

Las sustancias novedosas sólo se diferencian en que todo el peso de la evaluación de seguridad reside en la evidencia científica, con poco o ningún historial de uso que la apoye.

Requisitos de información que se sugieren para nuevos probióticos

1. El anuncio del genoma: Recomendamos anuncio del genoma completo y anotación. La anotación funcional ayudaría en la predicción de su función.
2. Perfil de resistencia a los antibióticos: Todas las cepas deben caracterizarse por su potencial resistencia a los antibióticos y también por el tipo de resistencia. Estudios de conjugación se podrían utilizar también para estudiar la transferibilidad de resistencia antibiótica.
3. Selección de modelo in vivo apropiado: Hay un número creciente de estudios que se basan en modelos de ratón y de rata. Es importante darse cuenta que estos modelos no proporcionan las condiciones gastrointestinales “reales” de los seres humanos. Sin embargo, las pruebas preliminares podrían ser esenciales para las cepas o especies recién caracterizados.
4. Estudios toxicológicos: Algunas especies probióticas recién definidas se sabe producen toxinas. Debe evaluarse científicamente que la especie o cepa sugerida por sus propiedades probióticas no produce alguna toxina.
5. Población objetivo: La población objetivo también debe ser claramente definida para un probiótico encontrado que es eficaz en una población pudiendo tener algún efecto adverso en otra debido a la variada susceptibilidad a microbios particulares. Por ejemplo, la aplicación de probiótico para la producción de ácido D-láctico puede provocar acidosis si se utiliza en niños.


 

 

ReferenciaYoung T, Nomoto K, Lalonde M. Novel probiotics and prebiotics: road to the market.. Current Opinion in BiotechnologyApril 2015, 32:99–103