Uso de fórmula en el hospital y retiro de la lactancia

El uso de fórmula en el hospital aumenta el retiro temprano de la lactancia materna entre las madres primerizas que habían decido amamantar exclusivamente.

Las razones más frecuentes citadas por las madres para la suplementación con fórmula en el hospital fueron: percepción de insuficiente suministro de leche (18%), signos de una ingesta inadecuada (16%), y mal agarre del pezón o pobre lactancia materna (14%). La prevalencia de no lactancia materna completa a los 30-60 días fue de 67,8% con la suplementación en el hospital con fórmula frente a 36,7% en los bebes alimentados con leche materna exclusivamente y para la suspensión de la lactancia a los 60 días fue del 32,8% frente a 10,5%, respectivamente.

Las probabilidades de los dos resultados adversos aumentaron cuanto más se alimentaban los bebes con suplementos de fórmula en el hospital.

Entre las madres que decidieron amamantar exclusivamente, la suplementación con fórmula en el hospital se asoció con un riesgo casi 2 veces mayor de no amamantar completamente a los 30-60 días y con un riesgo casi 3 veces mayor de dejar de amamantar hacia el día 60. Deben buscarse estrategias para evitar la suplementación innecesaria con fórmula en el hospital y para apoyar la lactancia materna cuando la suplementación con fórmula en el hospital es inevitable.

Mejorar las tasas de lactancia materna exclusiva y la duración son algunos de los objetivos nacionales de Healthy People 2020, ya que los miles de riesgos de la lactancia materna no exclusiva o abreviada para la madre y el bebé son generalmente dosis-respuesta.

Las actuales altas tasas de suplementación con fórmula en el hospital son preocupantes; varios estudios documentan que los suplementos de fórmula durante la estancia de maternidad están asociados con duraciones cortas tanto de lactancia exclusiva, así como de cualquier tipo de lactancia.

El suministro temprana de fórmula ha planteado la hipótesis de crear o exacerbar los problemas en el comportamiento alimenticio del bebe y/o el suministro de leche materna.

Las causas más frecuentes para administrar suplementos de fórmula en el hospital fueron percibidas asi:
Baja producción de leche (18%)
Signos de inadecuada ingesta (16%) por ejemplo inadecuada pérdida de peso, hipoglicemia
Pobre conducta de alimentación del bebe (14%)
Separación madre-hijo mayor a 24h (10%).

Las otras frecuentes causas fueron razones psicosociales (5%), dolor con la lactancia materna o incapacidad materna (4% cada una), y preocupaciones relacionadas con la medicación materna (1%).

Los recién nacidos suplementados con fórmula en el hospital son más propensos a experimentar cese la lactancia materna hacia el día 60 (32,8%) que los bebés alimentados hospitalariamente exclusivamente con leche materna (10,5%). El riesgo relativo de no estar amamantando plenamente entre los días 30-60 aumentó con el aumento del volumen y el número de tomas de suplementos de fórmula en el hospital (P = 0,016 y 0,002, respectivamente), al igual que con el uso del biberón.

En este estudio el grupo de madres primerizas que aunque diverso en edad, raza, idioma, tenían la intención de lactancia materna exclusiva durante al menos 1 semana, estaba muy extendido el uso de suplementos de fórmula en el hospital. Aunque la política del hospital en el momento del estudio incorporó los Diez Pasos, cerca de la mitad de todos los niños (47%) recibieron la suplementación con fórmula en el hospital, con mayor frecuencia debido a la preocupación de las madre por insuficiente suministro de leche, percepción de signos de inadecuada ingesta por el bebe, y/o el inadecuado comportamiento para alimentarse del bebe. Se ha citado anteriormente la percepción de insuficiente producción de leche como una razón importante para la administración de suplementos de fórmula en el hospital, en estudios tanto cuantitativos como cuantitativos.

Este estudio sugiere que una mayor comprensión del proceso de la lactancia materna y del normal comportamiento del recién nacido puede reducir la percepción de insuficiente producción de leche. Establece además que la temprana suplementación con fórmula sí puede interferir intrínsecamente con el establecimiento de la lactancia materna exclusiva.

Parece que la secuencia para muchas madres primíparas es que los problemas percibidos con la lactancia no están completamente resueltos. El subsecuente uso temprano de fórmula y del uso de biberón perpetúan el problema y/o crean nuevos problemas (a través de menor suministro por menor demanda o por rechazo del seno), reduciendo la duración de lactancia exclusiva y también de cualquier tipo de lactancia.

En el hospital la suplementación con el uso de copas con fórmula se asocia con una duración más larga de lactancia materna exclusiva o de lactancia total en comparación con el uso de biberón para la suplementación hospitalaria de fórmula en los lactantes alimentados con > 2 tomas de formula suplementaria o que nacen por cesárea.

Chantry et al. In-Hospital Formula Use Increases Early Breastfeeding Cessation Among First-Time Mothers Intending to Exclusively Breastfeed. J Pediatr 2014. Article in Press