Alcohol y Lactancia

Aproximadamente la mitad de todas las mujeres en periodo de lactancia en los países occidentales consumen alcohol durante la lactancia . El consumo de alcohol inhibe el reflejo de eyección de la leche , causando una disminución temporal de la producción de leche.

El tema del alcohol y la lactancia materna está sujeto a interés por parte de diversas organizaciones de salud y de las autoridades de salud que generalmente desalientan incluso un mínimo consumo durante la lactancia.

Las concentraciones de alcohol en la leche materna se parecen mucho a las de la sangre materna. La cantidad de alcohol suministrada a los lactantes a través de la leche materna es de aproximadamente 5-6 % de la dosis materna ajustada al peso, e incluso en un caso teórico de consumo excesivo de alcohol , los niños no estarían sometido a cantidades clínicamente relevantes de alcohol. Los recién nacidos metabolizan el alcohol en aproximadamente la mitad de la tasa que la de los adultos.

Anteriormente, era una creencia común que el alcohol era beneficioso durante la lactancia, y se alentaba a muchas mujeres a beber alcohol mientras estaban lactando para relajarse, promover la lactancia y el reflejo de eyección de la leche y mejorar el sueño infantil.

Las recomendaciones actuales de las autoridades reglamentarias ( Australia , EE.UU. , Dinamarca ) y la Academia Americana de Pediatría parecen estar basadas en un enfoque de " más vale prevenir que curar " y recomiendan que las mujeres se abstengan por completo de ingerir alcohol hasta que no amamanten o por lo menos evitar la lactancia materna en las horas inmediatamente después de la ingesta de alcohol.

El efecto del alcohol sobre la lactancia materna.

Contrariamente a las creencias anteriores de los efectos beneficiosos del alcohol sobre la lactancia materna, se ha demostrado que el alcohol en cierta medida inhibe la lactancia. La cantidad de leche que se extrae es de 9.3 % menor en promedio en las primeras dos horas después del consumo de alcohol.

Se ha demostrado que dependiendo de la dosis de alcohol inhibe la oxitocina y de ese modo el reflejo de expulsión de leche, lo que probablemente explica la reducción en la producción de leche. El efecto del consumo ocasional de alcohol en la producción de leche es pequeño, temporal y poco probable que sea de relevancia clínica. También se ha demostrado que el consumo crónico de alcohol afecta a la duración de la lactancia.

Farmacocinética de alcohol durante la lactancia.

El alcohol pasa libremente a la leche materna en aproximadamente las mismas concentraciones que en la sangre materna. La concentración más alta se observa después de 30-60 minutos , y la concentración disminuye llinealmente a la misma tasa que en la sangre materna (es decir, aproximadamente 15-20 mg/dl/h) debido a un equilibrio dinámico entre el plasma y la leche materna. Aunque hay informes contradictorios del efecto de la lactancia sobre la tasa de eliminación de alcohol.

Al pasar el alcohol a la leche materna en concentraciones similares a las de la sangre materna, significa que la cantidad de alcohol ingerida por los niños a través de la leche materna es una fracción de la cantidad ingerida por las madres.

Si una madre quiere estar completamente segura de que ella no expone a su hijo con el alcohol, el momento de la eliminación de una cantidad determinada de alcohol, depende del peso corporal de la madre. Suponiendo una tasa máxima media de eliminación del alcohol de 15 mg/dl/h y un contenido de alcohol de aproximadamente 17 g por bebida estándar, se espera que el alcohol se elimine por completo de la leche después de 110-170 min por bebida estándar, después de ese momento, se considera que es seguro reanudar la lactancia materna.

La recomendacion para los mujeres adultas lactantes es la de beber no más de 20 g de alcohol puro (dos bebidas estándar en Australia) en cualquier día ó 14 g de alcohol puro (una bebida estándar en EE.UU.) al día y no más de cuatro bebidas en un momento dado. Tales cantidades de alcohol no exponen al lactante a cantidades clínicamente relevantes de alcohol. El metabolito tóxico del alcohol y el acetaldehído, aparentemente, no se excretan en la leche, incluso a altas concentraciones en la sangre materna.

Hay dos situaciones principalmente de interés diferentes a considerar los efectos de la ingesta de alcohol durante la lactancia: el abuso crónico y el uso ocasional.

Los posibles efectos a largo plazo del alcohol en la leche materna aún hoy son desconocidos. Beber de vez en cuando, mientras la mama lacta no se ha demostrado de manera convincente que afecte negativamente a los lactantes, por lo que no son necesarias precauciones especiales en las mujeres lactantes.

Maija Bruun Haastrup et al. Alcohol and Breastfeeding. Basic & Clinical Pharmacology & Toxicology, 2014, 114, 168–173

 

 


Dr. Germán E. Silva Sarmiento
Especialidad - Pediatra
Sub-Especialidad - Medicina Interna Pediátrica
Director General Pedia-Gess.com
e-mail:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.