Alegato en favor de una lactancia universalmente positiva

Cómo nuestras hijas alimentan a sus muñecas:
¡Emblema de nuestra ambigüedad frente a la lactancia materna!.

María Libreros Pinot, Estudiante de Medicina, Pontificia Universidad Javeriana
Dr. Germán E. Silva Sarmiento, Pediatra – Instructor Pontificia Universidad Javeriana

A finales del año 2012, un fabricante español de juguetes lanzó un nuevo producto en el mercado norteamericano: una muñeca que no se alimentaba con tetero, sino que estaba concebida para que la niña simulara la lactancia. La muñeca tiene una especie de sostén con dos florecitas para simbolizar cada pezón, y cuando se acerca la cabeza del bebé al busto de la niña, la muñeca hace ruidos de succión.

Las reacciones del público fueron inmediatas y violentas, a la medida de la originalidad del concepto de este juguete[1]. Un reconocido comentarista de la televisión Estadounidense, reputado por sus posiciones conservadoras, calificó éste juguete como algo obsceno y cuasi-pornográfico. Numerosas voces en los medios de comunicación y en internet se elevaron contra la comercialización de esta muñeca, progresivamente diabolizada como un “sex-toy” para niñitas (o niñitos) menores de 10 años. En ciertos casos, la oposición se enfocó en su mayoría a todo “gesto” que simulara la lactancia materna, y en otros casos al hecho de no ser necesario comprar un juguete simplemente para imitar la lactancia.

Lo que podemos concluir de este breve alboroto mediático es que la sociedad Americana todavía tiene una posición ambigua frente a la lactancia materna. La mayoría de la sociedad conoce hoy en día los efectos benéficos a corto y largo plazo de la lactancia materna exclusiva, pero cuando se trata que ese acto se haga en público o peor aún, que se vuelva un juego como otro para las niñas el tema puede volverse completamente tabú. En este contexto se puede percibir que la visión del cuerpo de la mujer, como fuente de vida y símbolo de vitalidad sigue siendo algo poco aceptado en nuestra sociedad occidental. Para poder promover una lactancia duradera y en unas condiciones amables para todas las madres que deseen amamantar a sus hijos, hombres y mujeres de todas las edades como miembros de una misma sociedad debemos cambiar nuestra mirada sobre la lactancia materna.

En los más jóvenes - niñas o niños - debemos hacer que la lactancia sea percibida como algo totalmente normal. Que puedan jugar con muñecas y que sepan que no únicamente existe el tetero, y que la lactancia es importante en el orden original y natural de las cosas. Pero existen otros ámbitos de interacción con los niños donde se puede hacer presente la lactancia materna: en libros, en dibujos animados, en películas. Si se pudo prohibir – o por lo menos disminuir – la presencia del cigarrillo en los medios audiovisuales, ¿porque no aumentar el espacio en los medios que se ocupe de la lactancia en circunstancias propicias?

En el ámbito familiar es igualmente importante, que tanto la madre como el padre, puedan hablar de la lactancia con los niños: la situación ideal es obviamente cuando hay un lactante en la familia, y se le puede recordar al hermano mayor, que él también fue amamantado.

Por medio de algunas fotos o de relatos de los padres sobre los efectos positivos de la lactancia, el niño se sentirá identificado con el efecto de la lactancia sobre su propia existencia, y de éste modo resolverle sus dudas acerca de la lactancia de su mama. Es primordial que tanto los niños como las niñas estén involucrados con este proceso, pues se sabe que si el padre no es solidario con la madre que amamanta, el fracaso de la lactancia es casi inevitable.

En los adolescentes y jóvenes que no han sido padres, es importante poder establecer la lactancia como algo positivo, bello, con “glamour”. El peso que ha tenido, en términos de imagen, las fotos de actrices o modelos amamantando a sus hijos en su ámbito profesional han hecho de la lactancia materna un tema que está de nuevo de moda.[2] Esto es particularmente importante para los países en desarrollo, donde ha habido un abandono de la lactancia materna, como en Colombia, que es de tan solo 1,8 meses la lactancia exclusiva, según la última encuesta nutricional – ENSIN 2020, porque se presentan las leches maternizadas en polvo como la mejor opción para sus hijos y como el modus vivendi de los que aspiran a una vida “más occidental”. Se necesita revertir este concepto peligroso para asegurar de nuevo la seguridad alimenticia de los menores de 6 meses en los países en desarrollo donde las fuentes de agua potable son escasas.

Orgullosa mama Colombiana, lactando en público su bebe de 1 mes

Por último es importante, en la población adulta, desligar la lactancia con toda erotización del cuerpo de la mujer. En el programa americano “What would you do?”[3] que funciona como una cámara escondida, se desarrollaron varios escenarios para una madre que amamanta en un café, para saber cómo reaccionaban los otros clientes cuando el administrador del establecimiento le pedía el favor de marcharse. Es interesante ver cuáles fueron las reacciones de la gente, en ocasiones fueron violentas, contra una mujer que fué acusada de “pornografía” por el simple hecho de alimentar a su hijo.

A pesar de que la lactancia en público en los Estados Unidos está autorizada en 48 estados, el 57% de la población se sigue oponiendo a ella. La Australian Breastfeeding Association ha realizado campañas televisivas para luchar contra este rechazo, apoyadas en la imagen de un adulto que come sentado sobre un inodoro público y señalando que así como un adulto no debe verse en esta circunstancia... ¿Por qué entonces se le exige esto a un lactante?[4].

En los últimos años, cada vez más mujeres amamantan a sus hijos en público, y en muchos países la legislación lo autoriza, aunque el apoyo de la sociedad no sea unánime. Con el fin de promover la salud de las futuras generaciones, mas y mas expuestas a trastornos alimenticios, se hace necesario reforzar la visión amigable que la sociedad debe tener sobre la lactancia, tanto a nivel individual como en las empresas, entidades públicas o en los espacios de convivencia.

Sin esos cambios, las niñas que hoy amamanten a sus muñecas, solo recordarán este acto de vida, como un juego infantil, que como muchos otros se quedan en el mundo de los sueños y no de la realidad.

Nota; si Usted tiene un comentario, aporte, fotos, etc, del uso de muñecas que lactan en la infancia y de la lactancia en público, por favor escríbanos a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.. Todo el material recibido, será incluido en éste artículo.

Si tiene diseñada una muñeca lactante, por favor enviarnos fotos o si lo considera envíenos la muñeca(s).

Sugerencia: diseñemos una muñeca lactante Colombiana para el mundo, para que sea regalada a la mama con su bebe recién nacido, a la salida del hospital o de la clínica.

Referencias

[1] Breastfeeding baby doll: creepy or groundbreaking? The Daily News, November 2012 http://www.nydailynews.com/life-style/health/breastfeeding-baby-doll-creepy-groundbreaking-article-1.1198926#ixzz2rw1cpJBy

[2] http://www.latimes.com/opinion/opinion-la/la-ol-gisele-bundchen-breastfeeding-photo-20131212,0,4721824.story#axzz2sCzTKepm

[3] http://youtu.be/kWihxpKTaJo - video del programa televisivo USA, ABC News

[4] http://youtu.be/VnReJeQrK0k - video de la Asociacion Australiana para la promoción de la lactancia.