Efectos de las fórmulas para lactantes a término con alto contenido en palmitato sn-2 con y sin oligofructosa, en la composición y características de las heces, y la bifidogenicidad

 Yao et al. JPGN 2014 Oct;59: 440–448


Este estudio fue patrocinado por Wyeth Nutrition, una compañía Nestle.

www.clinicaltrials.gov número de registro: NCT01861600.

Las características de las heces de bebes alimentados con leche materna (LH) y los bebés alimentados con leche de fórmula son diferentes en muchos aspectos, incluyendo los niveles de jabones de ácidos grasos y el calcio, la consistencia de las heces, y las poblaciones de bacterias beneficiosas como las bifidobacterias.
La leche humana proporciona aproximadamente 70% de su ácido palmítico en la posición sn-2, mientras que las fórmulas típicas contienen mezclas de grasas de aceite vegetal con ácido palmítico entre el 8% al 15% en la posición sn-2.

Los triglicéridos aportan aproximadamente el 50% de las calorías de la leche humana y de las fórmulas lácteas para lactantes, por lo tanto, su digestión y absorción eficaz es fundamental para el cumplimiento de los requerimientos calóricos sustanciales del bebé que crece rápidamente.
La digestión de los triglicéridos se produce predominantemente en el intestino delgado e implica el complejo enzimático de la lipasa/colipasa pancreática. La hidrólisis es selectiva para las posiciones sn-1 y sn-3, lo que resulta en la generación de 2 ácidos grasos libres y un monoglicérido en posición sn-2.

Todos los monoglicéridos sn-2 se absorben bien, al ser ácidos grasos libres insaturados; Sin embargo, los ácidos grasos libres saturados con longitudes de cadena de >12 carbonos forma jabones insolubles con el calcio intestinal, mal absorbidos, dando lugar a la subsiguiente pérdida de ácidos grasos y de calcio.

Objetivos: Los niveles de jabones de ácidos grasos en las heces y las bacterias benéficas difieren entre los lactantes alimentados con fórmula y los alimentados con leche materna; la adición a la fórmula de ingredientes específicos tales como lípidos estructurados ricos en ácido palmítico sn-2 puede reducir estas diferencias. El estudio evaluó los efectos de una fórmula para lactantes a término con alto contenido en palmitato en posición sn-2 y una fórmula idéntica complementada con oligofructosa (OF) en 2 concentraciones (sn-2 + 3 g/L de OF, sn-2 + 5 g/L de OF), en la composición y las características de las heces, y las bifidobacterias fecales.
 
La hipótesis es que la fórmula con alto palmitato sn-2 en combinación con oligofructosa promueve una mejor función gastrointestinal. En este estudio se evaluó la composición y las características de las heces, las bifidobacterias fecales, y la tolerancia gastrointestinal en lactantes que recibieron una fórmula de control en comparación con los bebes que recibieron fórmulas con una mezcla de grasa con niveles elevados de palmitato sn-2, ya sea sola o en combinación con 2 concentraciones diferentes de oligofructosa.

Los bebés saludable de 7 a 14 días de edad  alimentados con fórmula, fueron aleatorizados en un régimen doble ciego para recibir fórmula estándar (control), sn-2, sn-2 + 3 g/L de, OF, sn-2 + 5 g/L de OF durante 8 semanas. Un grupo de recién nacidos alimentados con leche humana (LH)  se estudiaron en paralelo.


 Leche materna 
 n = 73
 ad libitum  70% de su ácido palmítico en la posición sn-2

 Fórmula control 
n = 74
 en base a leche bovina  
 suero predominte
 enriquecida con αa-lactoalbúmina 
 100% mezcla de grasas vegetales

 sn-2

 n = 72

 una fórmula alta en palmitato sn-2   60% de mezcla de grasa vegetal
 40& mezcla rica en grasas palmitato sn-2[Betapol) 
 

 sn-2 + 3 g/L de, OF
  n = 75
 Fórmula de alta palmitato sn-2
 suplementada con 3,0 g/L de OF
(Orafti P95)
 

 sn-2 + 5 g/L de OF
  n = 75
Fórmula de alta palmitato sn-2
 suplementada con 5,0 g/L de OF
(Orafti P95)
 

Nota: Una comunicación de la Food and Drug Administration (FDA) para Pfizer Nutrición y BENEO reconoce que Orafti®P95 (oligofructosa) es seguro para la adición a la fórmula a base de leche en polvo, en lactantes a término.

Jabón de ácidos grasos y calcio en las heces
A las 8 semanas, los bebés alimentados con fórmula alta en palmitato sn-2 con o sin OF tuvieron significativamente menos jabones de ácido palmítico en las  heces en comparación con los bebes de fórmula control (p <0,001).
No hubo diferencias significativas en los niveles de jabones de ácido palmítico fecales entre el grupo de leche humana y cualquiera de los 3 grupos experimentales de fórmula, mientras que el nivel fue significativamente mayor en el grupo de control en comparación con el grupo con leche materna.

El calcio promedio en las heces a las 8 semanas fue significativamente menor en el grupo sn-2 + 3 g/Lde OF y n el grupo sn-2 +5 g/L de OF en comparación con el grupo control (p <0,05). El calcio en heces también difirió entre los grupos con significativamente menos calcio en heces en el grupo sn-2 + 5 g/L de OF en comparación con el grupo sn-2 + 3 g/L de OF (P<0.012). El grupo con leche materna tenía significativamente menor contenido de calcio en heces que cualquiera de los grupos de fórmula (P <0,05).


   FC   sn-2   sn-2
+ 3 g/Lde OF 
 sn-2
+ 5 g/Lde OF
 Leche materna
 Heces blandas / cremosas  65%  78%      
 Deposiciones formadas  29% 15%      
 Adicion de Oligofructosa
 deposiciones conformadas
    10% 6%  

Los niveles de jabón de palmitato en las heces son mucho mayores en los recién nacidos que recibieron la fórmula de control en comparación con los grupos que recibieron las fórmulas que contenían los lípidos estructurados.

El presente estudio demuestra claramente que la distribución posicional de ácido palmítico influyó en la absorción de los ácidos grasos en los bebes que recibieron las fórmulas que contenían aceites nativos (con bajos niveles de ácido palmítico sn-2 ) o triglicéridos estructurados (niveles más altos de ácido palmítico sn-2).

Los bebés que reciben fórmula alta en palmitato sn-2 tenían heces más blandas y menos formadas que los bebés del grupo de control, lo cual es consistente con otros estudios. La adición de OF se asoció con mayores reducciones en la proporción de heces formadas en comparación con los controles. Por el contrario, la frecuencia de las deposiciones diarias no fue significativamente diferente de la de los bebes que recibieron la fórmula de control o leche materna.


La leche materna contiene una variedad de carbohidratos no digeribles, y estos pueden mantener poblaciones de bacterias del colon potencialmente benéficas, tales como las bifidobacterias, que tienden a ser más altas en los lactantes alimentados con leche humana que en los lactantes alimentados con fórmula. Estudios previos en adultos han demostrado que la OF claramente aumenta la proporción de bifidobacterias colónicas y fecales, cumpliendo así con los criterios de clasificarlos como un prebiótico.
 
FIGURA. Conteo de bifidobacterias en heces peso-húmedo basal y a la semana 8 en los subgrupos según el grupo de alimentación asignado.

En resumen, el presente estudio evaluó las modificaciones a la fórmula infantil convencional, en un esfuerzo por mejorar la absorción de nutrientes, los niveles de bacterias benéficas en el colon, y la consistencia de las heces, en los lactantes a término sanos. Las fórmulas experimentales tenían un sistema modificado de lípidos (niveles superiores de palmitato sn-2 ) y un sistema de carbohidratos (inclusión de la OF, un carbohidrato no digerible). 
Estas adiciones, en ambas fórmulas las hacen más cercanas la leche materna, proveyendo beneficios específicos en los bebés, incluyendo la reducción de la pérdida fecal de ácidos grasos (específicamente palmitato) y de calcio, consistencia más suave de las heces, y un aumento de los niveles de bifidobacterias. Tales mejoras en los fórmulas lácteas para lactantes no deben inducir a los padres a utilizarlas en lugar de la lactancia materna, pero proporcionan una opción más aceptable si debe ser utilizada una fórmula.

FuenteEffects of Term Infant Formulas Containing High sn-2 Palmitate With and Without Oligofructose on Stool Composition, Stool Characteristics, and Bifidogenicity. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2014 Oct;59(4):440-8


Dr. Germán E. Silva Sarmiento
Especialidad - Pediatra
Sub-Especialidad - Medicina Interna Pediátrica
Director General Pedia-Gess.com
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.