Lisandro Brito Solano - Bulimia Nerviosa y Anorexia Nerviosa

 

Médico pediatra egresado de la Universidad Nacional de Colombia
Actividad profesional:
Servicio de Pediatría: Pediatra y Jefe de Departamento Médico Cafam
Servicio de Neonatología del Hospital Materno Infantil en Bogotá durante 20 años.
Servicio de Quemados del Hospital Simón Bolívar en Bogotá durante 14 años
Ejercicio particular desde hace 31 años.
Abril de 2012 Reconocimiento como Hombre de Impacto 2012 por parte una 
ONG en la ciudad de Weston Florida Estados Unidos, por mi actividad profesional y comunitaria
Miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría

 

BULIMIA NERVIOSA Y ANOREXIA NERVIOSA: MOTIVO DE PREOCUPACIÓN ENTRE LA SOCIEDAD

Dos trastornos de la alimentación frecuentes mujeres adolescentes y jóvenes, que han venido en aumento en el mundo en la medida en que los patrones culturales se han modificado y la figura femenina pasó a ser motivo de atracción en actividades relacionadas con el modelaje. En los colegios cada vez se descubren estos trastornos y de allí parten las intervenciones individuales, poniendo estos casos en conocimiento de los padres.

Las siguientes señales nos pueden ayudar a detectar este preocupante aspecto en la vida de las adolescentes, aunque también pueden verse afectados los hombres:

• Las personas bulímicas tienen peso normal, son temerosas de la obesidad, ingieren alimentos compulsivamente, recurren a laxantes y a provocarse vómito con el fin de mantener el peso. Además pueden padecer episodios depresivos al darse cuenta que su polifagia es patológica. El hecho de perder cantidades excesivas de potasio y agua, puede ocasionarles la muerte. El manejo es multidisciplinario, cada caso requiere un abordaje diferente y los casos complicados se tratan con internación hospitalaria, por los riesgos inherentes a este trastorno alimentario.

• No se conoce la causa de la anorexia nerviosa, pero se habla de tener relación con factores psicológicos y biológicos. Causa una importante disminución de peso, terminando la persona en inanición. Las personas anoréxicas tienes una baja autoestima, perciben su imagen corporal alterada (más obesas de lo que en realidad son), recurren a dietas inadecuadas, se preocupan por las calorías a consumir y por la preparación de las comidas, exageran la cantidad de ejercicio que deben realizar, temen aumentar su peso, se oponen a alcanzar el peso normal, entran en franca amenorrea. Detectado el trastorno oportunamente, es necesario el tratamiento que conduzca a la total recuperación, de lo contrario sobreviene la muerte. Su tratamiento también es multidisciplinario: nutricionista, psiquiatra, psicólogo, médico familiar. Una alternativa es el manejo hospitalario.

En el hogar es prudente no resaltar esta “moda”, por así decirlo, para no crear creencias equivocadas sobre la alimentación, entre las adolescentes. Es necesario tener en mente todas las anteriores señales de advertencia para contribuir a evitar estos peligrosos trastornos, que alteran la armonía familiar y el desempeño académico de quien los padece.

Dr. Lisandro Brito Solano
Médico Pediatra
Bogotá – Colombia